Guía de Viaje – Myanmar: ¿Qué ver en Bagan?

Los globos aerostáticos, las cúpulas de las pagodas al amanecer… BAGAN. Bagan es el mito del sudeste asiático por excelencia, la perla de Myanmar y el sueño de muchos viajeros. Como entenderéis, para mí no era diferente. Desde de que decidí ir a Myanmar me moría de la emoción y soñaba con esos amaneceres vibrantes y mágicos.

Quizá eran tantas las ganas que le tenía, tanta emoción contenida que cuando llegué me llevé una pequeña decepción viajera. Viniendo de Mandalay y Monywa, dos ciudades nada turísticas, llegamos a otra ciudad ya completamente centrada en el turismo. Ya no había conexión especial entre locales y viajeros ni sonrisas mágicas sino tasas turísticas (de las que os hablo más abajo) y precios completamente desorbitados.

Sin duda, una realidad muy diferente de la que había leído en blogs de viajeros que la habían visitado solo un par de años antes que yo. Bagan es un lugar espectacular – no me malinterpretéis – pero, al igual que París o Roma, conviene no idealizarlo y dejarse sorprender.

Un Poco Sobre la Ciudad

Bagan surgió en el siglo XI con la llegada del rey Anawrahta. Este rey jugó uno de los papeles más relevantes en la historia de Myanmar. Anawrahta tomó decisiones aún palpables en el Myanmar – y Bagan – actual. No solo decidió unificar todo el reino sino que también introdujo de manera oficial el budismo en el país.

Después de esta decisión, se construyeron miles de pagodas y templos por todo el país y, especialmente, en Bagan. Llegaron a contabilizarse más de 4.000 en sólo esta la zona. Desafortunadamente, las diferentes luchas por el poder y los terremotos se han encargado de destruir muchas de ellas.

img_5112

¿Qué Ver en Bagan?

Cuando se trata de Bagan, mi mejor recomendación es alquilar una bicicleta o una moto eléctrica y dejarse llevar por la intuición. En Bagan encontraréis un sinfín de templos, algunos más reconstruidos y otros más originales. Aunque sea difícil, no os obsesionéis con visitar o conocer todos los templos porque no daréis abasto.

Eso sí, si os decidís por alquilar una moto, vigilad de no resbalar con la arena de los caminos. No seréis los primeros en iros al suelo.

img_5113

Aunque para mí la mejor recomendación sea descubrir Bagan a fuego lento, sí hay algunos templos con más nombre que otros. Algunos de los más conocidos son:

  • Templo Ananda
  • Templo Thatbyinnyu
  • Pagoda Shwesandaw
  • Templo Dhammayangyi

Otra de las mejores cosas que hacer en Bagan es ver el atardecer (o el amanecer) desde de una pagoda. Aunque, por lo que he leído ultimamente, parece que ahora está prohibido en muchas de ellas.

Contemplar un atardecer precioso rodeada de la inmensidad de Bagan y frente a la silueta de miles de pagodas es una de las mejores experiencias que viví en el sudeste asiático. Existe algo mágico en el ambiente que se une a lo ya de por sí mágico del atardecer. Como alguien dijo: “los atardeceres son un recuerdo de que los finales también pueden ser felices“.

img_5217

Si al final os decidís por subir a una pagoda, vigilad al subir y bajar los escalones. Suelen ser bastante pequeñitos y empinados. Y, sobre todo… ¡acordaos de que estáis en un lugar sagrado y descalzaos antes de subir!

Tasas Turísticas en Myanmar

Hasta verano de 2016 – cuando yo visité Myanmar-, existía una tasa turística de US$25 por persona para entrar a la zona administrativa de Bagan. Sólo para hacer la comparativa, esa misma tasa en 2015 era de US$15 por persona. Para los que no hayáis estado aún, me gustaría remarcar que 1€ equivale prácticamente 1.500 kyats. Por ese dinero – 1.500 kyats-, puedes comer en un restaurante local en una zona turística como el lago Inle.

Quiero remarcar que NO estoy en contra de la financiación de bienes culturales mediante tasas, guias o tíckets de entrada siempre y cuando sean proporcionales, justificadas y se utilicen para invertir en el mantenimiento y recuperación de la zona o en el bienestar de la población.

Aunque entiendo que puede haber muchísimas opiniones, debo decir que éstas me parecen totalmente desproporcionadas e injustificadas. Sólo observando la progresión exponencial del importe de la tasa podréis observar que es una medida totalmente recaudativa y totalmente orientada al turismo, algo en lo que no estaría en contra como ya he dicho si se viera una repercusión real de ello tanto en los templos como en la población local pero no es el caso.

Debo decir que técnicamente no hay manera de evitar esta tasa – ya que hay un checkpoint en la entrada-, pero nosotros lo conseguimos de “chiripa”. Quizá podáis probar lo mismo que hicimos nosotros e intentar evitarla si tampoco estáis de acuerdo.

Nosotros cogimos una furgoneta local en Monywa, nuestra parada anterior y un punto muy poco turístico dentro de Myanmar. Aún no sé si era porque veníamos de Monywa o porque íbamos en una furgoneta llena de locales pero nuestra furgoneta no paró. Una vez vimos que habíamos pasado el checkpoint sin parar – marcado en Google Maps – decidimos bajarnos de la van antes de llegar a la parada final, ya que creíamos que allí podía haber otro punto de control y no queríamos desaprovechar nuestra suerte.

En cuanto les dijimos que queríamos bajar allí, el conductor empezó a ignorarnos, pero cedió al ver que seguramente hubiéramos saltado de la furgoneta si hubiera hecho falta. Sus pocas ganas de dejarnos bajar no hicieron más que incrementar nuestra idea de que había otro control allí.

Si os decidís a seguir nuestra estrategia u otras – hay varias en Internet – tened en cuenta que aún pueden pillaros. Existen “guardas” de paisano en los templos que pueden pediros el comprovante de la tasa en cualquier momento. Estos vigilantes están, sobretodo, en los templos más conocidos así que.. ¡andaros con ojo!

I'm a twenty-one year old travel enthusiast in her way to start a solo one way journey. I really enjoy traveling slow, with the flow and getting to have a life on the different places I go. My other passions are reading poetry, writting and capturing life through my camera lenses! Follow me in this adventurous journey!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba