Laponia Finlandesa: Viaje Por Libre En Coche (4 Días)

Laponia está probablemente en el TOP de mis destinos preferidos desde que la visité a principios de año. Visitarla ofrece, probablemente, uno de los mayores contrastes de toda Europa. No sólo por el frío, sino también por sus espectaculares e inimaginables paisajes. Es, sencillamente, una experiencia única.

Quizá si estás leyendo esto es porque te llamó la atención alguna fotografía rodeada de una cantidad increíble de nieve. Quizá nunca hayas oído hablar de este lugar o quizá sólo lo has visto en algún “Callejeros Viajeros: Mejores destinos navideños”. Sí, es cierto, la mayoría de personas que viajan a Laponia finlandesa lo hacen durante la época de navidad. Lo hacen para visitar a nuestro querido Papá Noel, que tiene su residencia oficial en Rovaniemi, la capital de Laponia.

Aún así, yo os animo a que la visitéis fuera de esa temporada. Puede ser en Enero o Febrero y con 4 o 5 días os basta. Los días son increíblemente soleados, podréis hacer las mismas actividades y los precios serán menos elevados. Además, Enero y Febrero suelen ser las mejores épocas para ver las auroras boreales.

LOS ASPECTOS TÉCNICOS

¿Dónde está Laponia Finesa?

La Laponia finesa es la región más al norte de Finlandia y la más grande dentro de la región geográfica de Laponia, que ocupa territorios de otros países como Rusia o Noruega. Su municipio más al norte, Utsjoki, se encuentra más al norte que Islandia y que muchas de las regiones de Alaska y Canadá. En él viven, según los datos, menos de 1500 personas y es uno de los municipios menos poblados de la región.

¿Cómo llegar hasta Laponia?

Para explorar la región de Laponia finesa, primero debéis llegar hasta ella. La forma más práctica, cómoda y utilizada es volar a Rovaniemi via Helsinki, como yo hice. Durante el invierno hay, al menos, un vuelo chárter entre ambas ciudades al día.

En mi caso, tal y como os expliqué en el primer diario de este viaje, esto es lo que hice:

  1. Volé un jueves de BCN Terminal 2 a Helsinki-Vantaa (el principal) con la compañía Norwegian por 104€ (ida y vuelta/vuelta un martes).
  2. Pasé la noche en una habitación privada en el Hostal EUROHOSTEL de Helsinki por 52,60€.
    Si tienes pensado reservar un hotel a través de Booking.com, quizá te interese ahorrarte 15€ en tu reserva a través de este link. Con tu reserva, yo también me ahorraré 15€ y ambos podremos seguir viajando más barato.
  3. Volé un viernes de Helsinki-Vantaa a Rovaniemi con la compañía Norwegian por 120€ (ida y vuelta/vuelta un martes).

Si buscas más información práctica sobre cómo llegar del aeropuerto de Helsinki a la ciudad, otras aerolíneas que pueden llevarte a Laponia, cómo moverte por Helsinki o qué ver en una escala corta de camino a Laponia, puedes encontrarla aquí.

¿Cómo moverse una vez en Laponia?

La magia de un viaje a Laponia está en descubrir sus paisajes, llenos de inmensidad, y recorrer sus carreteras con libertad. Sin prisas. Por este motivo, creo que la mejor manera de hacerlo es alquilando un coche. Yo lo hice así y creo que no hubiera disfrutado tanto del destino de no hacerlo.

Skandia Rent es una empresa local de alquiler de coches y es por la que al final nos decidimos. Pudimos hacer la reserva sin tarjeta, nos la confirmaron al poco rato y el trato fue genial. Alquilamos el coche con kilometraje ilimitado durante 4 días exactos por 201,25€. ¡Unos 100€ por cabeza! Un precio muy bueno dadas las fechas y la ubicación geográfica.

Si al final os decidís a explorar Laponia en coche, debo recomendaros que reservéis con toda la antelación que podáis. No sólo por los precios sino también por la disponibilidad de vehículos. Aunque hay diferentes empresas de alquiler de coches en el aeropuerto de Rovaniemi, la disponibilidad suele ser limitada. Además, no os olvidéis de rellenar el tanque a menudo. Quedaros sin gasolina en un lugar tan gélido puede convertirse en un problema muy grave.

Si no queréis conducir porque os da un poco de respeto, debo aclararos que no es tan complicado como pueda parecer. Obviamente, los coches están mucho más adaptados y preparados para circular en esas condiciones. Aún así, hay que ir con cuidado de no patinar en depende de qué zonas, pero ¡es una gran experiencia!

LA RUTA

Día 1 – De Helsinki a Rovaniemi y de allí a Äkäslompolo:

Aunque tenéis más detalles en el primer diario de viaje, amanecimos en un muy nevado Helsinki. Por la mañana paseamos por la Catedral de Helsinki y la Catedral de Uspenski, dos de los iconos más importantes de la ciudad, antes de partir en tren hacia el aeropuerto.

Al mediodía volamos hasta Rovaniemi, en un trayecto de algo más de 1 hora en avión en dirección al Polo Norte. Tal y como bajamos del avión, dimos un paso y nos plantamos casi en la salida del aeropuerto. Allí esperamos por unos minutos al chico de la empresa con quien alquilamos el coche, que apareció después de dejarnos el coche afuera encendido y con la calefacción puesta. ¡Todo un detalle!

En unos pocos minutos dejamos Rovaniemi atrás y pusimos rumbo al norte, a Äkäslompolo. Allí nos alojamos en una habitación privada del 7 Fells Hostel por 64€. El hostal era muy acogedor y las habitaciones, a pesar de ser sencillas, estaban decoradas con estilo nórdico y bastante buen gusto.

Día 2 – De Äkäslompolo a Muonio:

Despertamos cubiertos de nieve y con unas vistas increíbles desde la entrada de nuestra habitación. Nos pusimos en marcha y al poco descubrimos que la temperatura exterior estaba cerca de los -30ºC. El día consistió en un intento fallido de visitar una granja ética para conocer a los famosos renos. Aún así, disfrutamos de los paisajes absolutamente nevados y mágicos que Laponia nos ofreció por el camino.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A la hora de comer nos acercamos a Levi, donde encontraréis lo que bauticé como el Aspen finés. La ciudad estaba llena de vida, la gente iba y venía por las calles, aparentemente ajenos a las temperaturas exteriores. Sin dudarlo, si os encontráis por la zona un día con algo de tiempo libre, id. No creo que os arrepintáis.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esa misma noche llegamos a Muonio. Allí habíamos alquilado una casita con sauna en el medio de la nada y muy cerca de la frontera con Suecia sólo para nosotros. Pagamos 124€/noche/2-pax. y sólo nos quedamos una noche. Fue una experiencia muy divertida, aunque esa noche tampoco tuvimos suerte con las auroras boreales.

Día 3 – De Muonio a Enontekiö:

Para intentar augmentar nuestras probabilidades de ver una aurora boreal, habíamos planificado todo el viaje para llegar lo más al norte posible. Por ese motivo, al día siguiente hicimos 80 km más hasta Enontekiö. Allí nos quedamos en el Hotelli Jussans Tupa, donde pagamos 95€/noche/2-pax.

Como en esta zona no hay mucho que hacer y hacía tanto frío que apenas se podía estar fuera, decidimos coger el coche y seguir nuestro camino hacia el norte. Fuimos tan al norte que terminamos en un municipio noruego de Kautokeino. No encontramos nada de especial por el camino, aunque sí fue un poco espeluznante. Ver el atardecer entre tanta inmensidad y un clima tan hostil hace que se te encoja el corazón.

Cuando volvimos al hotel, cenamos un poco y esperamos a que fuera la hora de más potencia para las auroras. Ese debía ser el día. No teníamos mejor oportunidad que esa así que salimos a buscarlas… ¡y no las vimos!

Día 4 – De Enontekiö a Rovaniemi:

Después de perder nuestra última oportunidad, no podía evitar sentirme un poco decepcionada. Me decía que otra vez sería, pero no llegaba a entender cómo un pequeño grupo de turistas volvió justo cuando nosotros salíamos – en la mejor hora para las auroras – y ¡ellos sí las vieron! En fin, me gusta pensar que al final todo pasa por algo.

En cuanto terminamos de desayunar nos acercamos hasta Hetta, donde hicimos 1 hora y media de aprendizaje y practica del mushing con la empresa Hetta Huskies. Descubrimos los diferentes roles de los huskies dentro del equipo a la hora de empujar un trineo, sobre el cómo memorizan las rutas, etc.

También aprendimos a “conducir” un trineo, hicimos una ruta, conduje por un rato el trineo y di mucho amor a mi pequeño equipo de huskies preciosos. ¡Fue de largo una de las mejores experiencias de mi vida, aunque también de las más duras (a casi -30ºC durante 1:30h fue complicado)!

Durante el resto del día deshicimos los más de 300km que habíamos hecho y llegamos a Rovaniemi por la noche. Con el tiempo justo de hacer la cena en nuestra casa por una noche e ir a dormir. Al día siguiente nos esperaban dos aviones para volver a Barcelona.

Día 5 – De Rovaniemi a Barcelona:

El último día de viaje. Nos tocó despedirnos de la Laponia finesa, pero lo hicimos por todo lo alto. ¡Fuimos a conocer a Papá Noel en su casa, la Santa Claus Village! Papá Noel resultó ser un señor muy simpático. Dadas sus vueltas al mundo durante la Nochebuena, habla un poquito de cada idioma así que pudimos hablar con él durante unos minutos ¡e incluso hacernos una foto!

Después de esto, sólo nos quedaba decir adiós a ese paraíso nevado. A ese lugar que me dejó cautivada. A ese estilo de vida arduo, pero en contacto constante con la naturaleza.

Tocó decirle adiós a un lugar al que sabía, antes de irme, que necesitaba volver. ¡Laponia es increíble! Y si vas… ¡te enamorará!

¡Puedes ver más de mis viajes, siguiéndome en Instagram!

I'm a twenty-one year old travel enthusiast in her way to start a solo one way journey. I really enjoy traveling slow, with the flow and getting to have a life on the different places I go. My other passions are reading poetry, writting and capturing life through my camera lenses! Follow me in this adventurous journey!

3 commentarios

  1. […] no sabría si considerarlo como tal, el primer día de mi viaje a Laponia empezó relativamente tarde. Nos encontramos a medio día en la estación de Sants y enseguida […]

    Responder
  2. Los mundos de Antartida
    noviembre 12, 2018

    Creo que me vas a tener que dar clases para tener un blog tan chulo como el tuyo, y ya de paso me llevas en tu maleta a todos tus viajes 🙂

    Responder
    1. Núria Esquerda
      noviembre 12, 2018

      No te creas, ¡yo sigo aprendiendo cada día! Sólo se trata de investigar un poco en Internet qué se puede hacer y ver cómo hacerlo a través de tutoriales de Youtube 🙂 ¡¿qué haría yo sin los tutoriales de youtube?! Ánimo que comenzar y ser constante ya es empezar a ganar… ya verás como pronto le coges el truquillo 🙂 y te puedes venir cuando quieras, te haré espacio en la maleta 😀

      Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: