Trineo de Perros en Laponia: Todo Lo Que Necesitas Saber

A principios de año, durante mi viaje a Laponia, tuve la oportunidad de hacer una pequeña travesía en trineo de perros por el Ártico. Fue, de lejos, una de las experiencias más mágicas de mi vida. Una conexión pura e única con la naturaleza rodeada de un paisaje impresionante, el bosque ártico.

Moverse en trineo de perros formó parte durante muchos siglos del día a día de los lapones. Con el paso del tiempo, las motos de nieve han ido sustituyendo a los viejos trineos. A día de hoy, el mushing ha pasado a ser más un deporte que un medio de transporte para los locales mientras que para los turistas es una actividad cada día más popular.

Como hacer una travesía en trineo de perros es una de las experiencias más bonitas que he tenido viajando, he creído que sería interesante compartirla con vosotros. ¿Qué me pareció la experiencia? ¿Dónde lo hice? ¿Con qué compañía lo reservé? ¿Cuanto pagué? Toda la información práctica que he creído que pudiera seros de ayuda está en este post. Si tenéis alguna pregunta/duda no resuelta, dejarla en los comentarios y intentaré resolvérosla lo antes posible.

Además, como el trineo de perros jugó un gran papel en el desarrollo del Ártico, he pensado que estaría bien compartir algunas anécdotas sobre su origen (para aquellos interesados). Las encontraréis al final del post.

MI EXPERIENCIA EN UNA TRAVESÍA CON TRINEO DE PERROS

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Dónde lo hice?

Las actividades de mushing se pueden hacer en muchos países, pero son especialmente populares en países como Noruega, Canadá o Finlandia. Yo lo hice en Finlandia, durante el cuarto día del viaje a Laponia.

¿Con qué empresa organicé la actividad?

A pesar de que en Laponia existen varias empresas que ofrecen experiencias con trineos de perros, yo me decidí por la empresa Hetta Huskies por sus valores. Esta empresa, que ganó en 2015 el 1er Premio a la Mejor Iniciativa de Turismo Responsable del World Travel Market de Londres, promueve el mushing responsable.

¿Qué tipo de travesía reservé?

Inicialmente, estábamos entre la Northern Light (6km) por 90€/persona y la Silent Landscapes (6km) por 75€/persona. Como no encontramos disponibilidad para la primera (es bastante limitada), al final reservamos la segunda.

El proceso de reserva fue mediante email pero resultó ser muy ágil. Además, nos avisaron rápidamente de que no tenían disponibilidad del primer tour para decidir qué queríamos hacer.

¿En qué consistió la actividad en trineo de perros responsable?

Como parte de la experiencia y previamente a la travesía, los trabajadores de Hetta Huskies:

  • Verificaron que lleváramos la ropa adecuada para pasar 1 hora y media a -30ºC. En caso de que no lo hicieras, ellos te proveian de algún material extra como bufandas, chaquetas/zapatos más calientes, etc.
  • Explicaron quienes eran y de donde venían. También nos explicaron qué les había llevado a trabajar allí.
  • Enseñaron cómo configuran los diferentes tipos de trineo.

Una vez nos terminaron, pasamos a la parte más práctica de la actividad. Primero de todo, nos enseñaron cuál sería nuestro trineo y nuestro equipo de perros. Mientras terminaron de organizarlo todo, tuvimos tiempo de darles un poco de cariño e interactuar con ellos.

Después, ya con los trineos listos, nos hicieron una demostración de cómo conducir el trineo y a qué cosas prestar atención. La distancia con el trineo frente a nosotros, no coger demasiada velocidad en un camino estrecho o vigilar que ningún perro se atasque con los arneses es fundamental tanto para la seguidad de los perros como para la tuya.

Una vez terminó la explicación y se aclararon todas las dudas, empezamos la travesía. Los trabajadores se dividieron a lo largo de la caravana de trineos y supervisaron que, durante la travesía, las conductas fueran las adecuadas.

Mi opinión de la experiencia:

A pesar de que el trineo de perros es una actividad muy popular en los países del Ártico, soy una persona bastante recelosa de las actividades con animales. ¿Por qué? Porque hasta que no lo vives no sabes si estás favoreciendo a la protección o a la explotación de esos animales. Por esto, cuando me topé con Hetta Huskies, leí sobre cómo promueven el turismo responsable y las opiniones sobre ellos en  TripAdvisor, me quedé mucho más tranquila.

Cuando llegó el día, ya no había nervios sino unas ganas inmensas de vivir la experiencia. A pesar de los -30ºC y lo poco que me gusta el frío, disfruté cada segundo de la actividad. De principio a fin. Fue, sin duda, una de las mejores experiencias de mi vida.

La voluntaria que estuvo con nosotros durante la actividad fue muy alegre y atenta. Respondió todas nuestras preguntas e ¡incluso hizo alguna broma! Además, nos dio muchísima información sobre el trineo de perros, los huskies, la interacción entre ellos. etc. Fue genial descubrir más sobre esta tradición ártica, pero fue aún mejor ver todo lo que nos habían explicado de los perros y sus carácteres durante la paseo.

Sobre la travesía… aún estoy sin palabras. Es difícil encontrar la manera de describir la sensación de plenitud y conexión con los perros que sentí en ese momento. Por un rato, fuimos solo uno moviéndonos hacia un objetivo. Fuimos un equipo. Yo tenía que cuidar de ellos, de que estuvieran cómodos y que no se hicieran daño. Ellos, en recompensa, me llevaron a los paisajes más increíbles y bonitos que he visto en mi vida. Tengo esos instantes grabados en la memoria y, de vez en cuando, se asoman a preguntarme… ¿Repetimos? 😉

EL ORIGEN DEL TRINEO DE PERROS

Aunque el origen del trineo de perros se considera bastante difuso (por la falta de fuentes escritas), se cree surgió como medio de transporte hace ya más de 4.000 años en una zona indeterminada del Ártico. Hay muchos que afirman que surgió en Siberia y otros tantos que fue en Norte América, pero no existen pruebas suficientes para apoyar ninguna de las dos teorías. Lo que sí está confirmado por los antropólogos es que la aparición del trineo de perros fue fundamental para la supervivencia de las tribus árticas, ya que permitió a las tribus un abastecimiento de comida y provisiones más rápido.

Otra anécdota de la historia del mushing es que no siempre se llamó así. No fue hasta el siglo XVIII cuando la palabra mushing apareció por primera vez. Surgió cuando los británicos derrotaron a los franceses en la batalla de Quebec por el territorio conocido como Escudo Canadiense. Los británicos, recién llegados a la zona, observaron a los coureurs des bois (como se llamaba a los conductores de trineos) y se dieron cuenta que cuando ellos gritaban “marche!” los perros empezaban a tirar. Fue así como los británicos, que confundieron la palabra “marche!” por “mush“, dieron origen a la palabra y el resto de la terminología.

I'm a twenty-one year old travel enthusiast in her way to start a solo one way journey. I really enjoy traveling slow, with the flow and getting to have a life on the different places I go. My other passions are reading poetry, writting and capturing life through my camera lenses! Follow me in this adventurous journey!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba