Información Útil | Myanmar: ¿Qué ver y dónde dormir en Bagan?

Con los globos aerostáticos y las cúpulas de las pagodas al amanecer, Bagan es el mito del sudeste asiático, la perla de Myanmar, el sueño de muchos viajeros… Y, para mí, no era diferente. Desde que supe que iba a pisar Myanmar ¡estuve súper emocionada con la idea de visitar Bagan!

Quizá fueron las ganas y la emoción contenida durante tanto tiempo o quizá fue todo el tema de las tasas turísticas hiperdesproporcionadas que pone el gobierno de Myanmar (de las que os hablo más abajo)… aún no sé exactamente qué me pasó pero, aunque definitivamente no fue una decepción, Bagan no me emocionó tanto como yo me había imaginado. 🙁

Así que, aunque sea difícil, os recomiendo que no lo idealicéis y os dejéis sorprender por su belleza…

Mi Álbum de Viajes – ¿Dónde he estado hasta ahora?

Ya han pasado más de ocho años desde que viajé por primera vez fuera de mi país.  Con 15 años y muchos nervios, me subí a un avión para ir a visitar a una de mis mejores amigas en Inglaterra. Fue en ese momento cuando la “semilla viajera” se plantó en mi mente.

Desde entonces viajar me ha llevado a vivir aventuras épicas, surrealistas y trepidantes, a conocer gente increíble y sus historias, a contemplar paisajes y atardeceres preciosos… Puedo decir convencida que las mejores y mayores aventuras de mi vida han sido viajando.

A modo de “álbum de recuerdos” y de índice de viajes, he decidido compilar todos los viajes que he hecho hasta el momento y una breve descripción de cada uno de ellos. Así podréis leer los posts asociados, preguntarme sobre alguno de ellos o compartirme cómo han sido vuestras experiencias en sitios en los que haya estado.

¡Empecemos! 🙂

Guia de Viaje – Myanmar: ¿Qué ver en Mandalay?

Mandalay fue mi primera parada en mi aventura birmana. Rápidamente, se convirtió en uno de mis lugares favoritos de todo el país. Me robó el corazón tan pronto como puse los pies en sus polvorientas calles. Sí, Mandalay no es la ciudad más bonita del mundo ni la más ordenada, pero sus gentes y su ambiente tienen un no se qué que qué se yo que me dejaron totalmente noqueada.

Casi dos años después, aún recuerdo lo bien que me sentí la primera vez que salí del hotel. Recorrí las calles de la ciudad y mirara donde mirara, veía gente sonriéndome al cruzar nuestras cálidas miradas. En sus miradas podías ver cómo te saludaban y te recibían de corazón… Sus miradas me hicieron sentir feliz y muy afortunada.

Un Poco Sobre la Ciudad:

La ciudad de Mandalay fue fundada por el rey Mindon Min, que movió la capital de Amarapura hasta esta ciudad. Fue la última capital del periodo monárquico. El Imperio Británico conquistó la ciudad y parte del país en 1885 poco después, durante el reinado de su sucesor.

Mandalay es considerada, a día de hoy, como la segunda ciudad del país y ha experimentado un crecimiento económico debido a re-apertura de la ruta comercial entre Birmania y China y al incremento del turismo.

¿Qué Ver en Mandalay?

Shwe In Bin Kyaung:

Conocido como el monasterio de teca. Fue construido a finales del siglo XIX, en el año 1895, cuando dos ricos comerciantes chinos ordenaron su edificación.

Esta imagen no es de mi propiedad. Pertenece a Lonely Planet.

Los detalles de las cornisas son relativamente parecidas a las del monasterio Shwenandaw Kyaung. La ventaja de éste es tener la posibilidad visitarlo prácticamente en solitario y sin tener que pagar. Otra de las mejores cosas de este lugar es la posibilidad de escuchar cómo enseñan a los niños y ver a los monjes en su día a día.

Mahamuni Paya:

Este templo budista es uno de los más conocidos de la ciudad. En el interior del templo se esconde una estatua muy antigua, datada del siglo I, aunque existen rumores de que incluso podría corresponder al siglo V a.C. cuando Buda Mahamuni (el representado en la estatua) habría visitado al zona.

Esta imagen de Buda se considera tan sagrada que sólo los hombres budistas pueden aproximarse a ella y cubrirla de hojas de oro.

img_48491.jpg

El templo original fue construido en 1784 por orden del rey Bodawpaya pero fue destruido por un incendio. Después de su reconstrucción, el templo ha permanecido en pie hasta día de hoy.

Además, fuera del templo hay una pequeña zona donde podréis ver a los hombres jugando al chinlon. Se trata de un juego muy popular en Birmania. Los jugadores se pasan un balón pequeño mediante toques, intentando mantenerlo en el aire el máximo de tiempo posible. A mí, particularmente, me recordó a mi infancia, cuando jugaba a lo mismo con los globos que econtraba.

Otras atracciones turísticas:

Existen otros sitios que visitar en la ciudad a los que yo, particularmente, no fui. Era mi primera parada en el país y sabiendo que aún me quedaban Bagan, Lago Inle y Yangón por conocer, decidí dedicarle “sólo” dos días.

Echando la vista atrás y declarando que quizá fue uno de los lugares de Birmania que más me gustaron. Yo le hubiera dedicado más tiempo y posiblemente hubiera visitado también alguno de estos lugares:

  • Palacio de Mandalay:

Con la prioridad de ver más los alrededores que la ciudad, pensamos que quizá sería una experiencia “demasiado turística”. Después de leer comentarios sobre la calidad de su reconstrucción, de saber que la entrada valía 10,000 kyats y que parte del recinto NO es visitable, decidimos no ir.

A pesar de que el precio es totalmente desorbitado teniendo en cuenta el coste de vida, si hubiera tenido más tiempo en la ciudad, me hubiera planteado hacerle una visita.

  • Mandalay Hill:

Es otro de los puntos turísticos de la ciudad. Se trata de una colina que dicen (y los chicos de ViajaPorLibre remarcan en su blog) que ofrece las mejores vistas de la ciudad, sobretodo al atardecer.

Nos planteamos hacerlo durante el atardecer del día que llegamos a Mandalay pero al final decidimos acercarnos a la orilla del río Ayeyarwady para ver la puesta de sol.

Volver arriba