Diario de Viaje – Portugal: Descubriendo Lisboa (Días 4 & 5)

Hay ciudades que duelen; en las que el recuerdo de las sensaciones que viviste te apaga incluso después de terminar el viaje. Para mí, Lisboa fue una de esas. Si Porto había sido un subidón constante de dopamina, en Lisboa me faltó algo.

Si había algo que me había hecho dudar durante la planificación del viaje era tener las noches reservadas o no. Sabía que reservarlo todo me privaría de cierta “libertad” a la hora de explorar. Al ser mi primer viaje en solitario me decidí por despejar incóginitas y las reservé. Craso error. 

Diario de Viaje – Portugal: Visitando Braga (Día 2)

Mi escapada a Braga fue totalmente espontánea, ya que ¡ni siquiera había pensado en ello con anterioridad! La casualidad surgió durante mi primera noche en el hostal. Mientras hablaba con Eva, una chica canadiense muy simpática, apareció mi ahora amiga Inés, una chica de Argentina. Casualmente, ella iba a ir a Braga al día siguiente y decidió invitarme a ir con ella.

Me pareció una idea genial así que, al día siguiente, a las 9 de la mañana, quedamos para desayunar. Al terminar, cogimos nuestras cosas y nos pusimos a caminar hacía la Estación de São Bento.

São Bento es una de las estaciones más bonitas he visto en mi vida. Podría ser una de ésas que protagonizan un deseado reencuentro o una dolorosa despedida de novela. Decorada con unos azulejos muy detallados – más de 20.000 -, las paredes de la estación representan hechos históricos y escenas diarias de la vida en Portugal.

Volver arriba