Diario de Viaje – Portugal: Descubriendo Lisboa (Días 4 & 5)

Hay ciudades que duelen; en las que el recuerdo de las sensaciones que viviste te apaga incluso después de terminar el viaje. Para mí, Lisboa fue una de esas. Si Porto había sido un subidón constante de dopamina, en Lisboa me faltó algo.

Si había algo que me había hecho dudar durante la planificación del viaje era tener las noches reservadas o no. Sabía que reservarlo todo me privaría de cierta “libertad” a la hora de explorar. Al ser mi primer viaje en solitario me decidí por despejar incóginitas y las reservé. Craso error. 

Volver arriba